La Policía, bajo mínimos

0
174
  • La situación afecta también a la Policía Local, que a menudo se ve obligada a realizar servicios que en teoría no le corresponden

  • La comisaría de Plasencia sólo incorporará a dos funcionarios en 2017 pese a la evidente escasez de agentes

    El número de policías nacionales que tiene Plasencia no permite cubrir con la eficacia que sería deseable las necesidades de la ciudad. No es una opinión, sino una realidad que han reconocido los propios mandos a nivel provincial, y que provoca disfunciones que afectan tanto a la calidad del servicio que se presta a la ciudadanía como a la propia seguridad de los agentes, que a veces se encuentran con que no tienen compañeros operativos a los que recurrir en el caso de que necesiten solicitar refuerzos.

    La comisaría local de Plasencia tiene un catálogo de 93 funcionarios, es decir, que esa es la plantilla que tiene asignada por la Dirección General de la Policía porque teóricamente con ese personal se pueden atender las necesidades de la ciudad. El problema es que, como ocurre en el resto de comisarías de la región, aproximadamente el 15% de las plazas permanecen sin cubrir, por lo que en realidad son unos 80 los funcionarios que realmente trabajan en la comisaría placentina, entre ellos un jefe de comisaría, dos jefes de grupo, un secretario y nueve subinspectores. Otros 12 son personal operativo de investigaciones y de Policía Judicial, por lo que al final serían algo más de medio centenar los agentes disponibles para los turnos que están en la calle.

    El Sindicato Unificado de Policía (SUP) de Extremadura tiene claro que no son suficientes, y menos aún teniendo en cuenta que según su criterio la comisaría de Plasencia debería tener un catálogo de, al menos, entre 105 y 110 funcionarios.

    La escasez de policías nacionales ha sido puesta sobre la mesa en numerosas ocasiones. El hasta hace poco comisario provincial de Cáceres, Luis Ochagavía, dijo en año pasado que el déficit se debe sobre todo a las numerosas bajas que se produjeron entre 2014 y 2015, más de 50 en toda la provincia de Cáceres, las cuales no han sido cubiertas.

    También las autoridades políticas han terciado en el problema. El alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, dijo recientemente que harían falta 25 agentes más, pero que él se conformaba con que se incorporasen al menos 15, y mencionó incluso el reciente nombramiento del extremeño Germán López Iglesias como director general de la Policía como una variable que podría resultar ventajosa.

    No será, desde luego, en 2017. La dirección general de la Policía acaba de convocar en este mes de febrero un concurso de méritos de puestos vacantes para las escalas de subinspección y básica. A Plasencia le han sido asignados un subinspector y un policía, por lo que aún queda mucho camino para que se cumpla la previsión realizada por Luis Ochagavía de que las plantillas estarán totalmente cubiertas en 2019 gracias a la convocatoria de pruebas para incorporar a un total de 2.700 agentes a nivel nacional.

    Pedro Donoso, del SUP de Extremadura, señala los problemas que genera esta falta de efectivos. Asegura que concretamente en Plasencia no sólo se han incrementado los tiempos de respuesta ante las llamadas de ciudadanos y las emergencias, algo que ha ocurrido en toda España, sino que «a menudo se incumple algo tan básico como que haya un mínimo de dos coches con radio-patrulla en cada turno, lo que no sólo va contra la seguridad de los ciudadanos, sino también de los propios agentes». De hecho, no es extraño que a la hora de solicitar refuerzos ante una determinada situación se recurra a la Policía Local, que a veces realiza además tareas que no son de su competencia, como el traslado de presos, porque no hay policías nacionales disponibles.

    Para Pedro Donoso, sin embargo, la responsabilidad de que se den estas situaciones no es únicamente de la escasez de efectivos, sino también de que «la planificación de los recursos humanos disponibles sea buena, porque con ese mismo personal y una planificación adecuada se podrían hacer más cosas».

    La situación de la Policía Local no es tan precaria como la de la Nacinal, aunque también en su caso los sindicatos UGT, SGTEx y C-SIF denunciaron a comienzos del año pasado que la distribución de los turnos que se estaba aplicando impedía atender correctamente las noches de los fines de semana y los festivos, pues no había efectivos.

    Actualmente, en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Ayuntamiento figuran 67 funcionarios de la Policía Local, de los cuales en la calle hay 57. De estos, 42 están en turnos (tres en comisión de servicio), 10 en barrios, dos en policía fiscal y dos en obras. Además hay ocho en segunda actividad y dos plazas vacantes, una las cuales se cubrirá en 2018 con las pruebas que se van a realizar este año. La corresponde al convenio con el 112.

Nou curs