Un video muestra a Garganté reclamando a un médico que rectifique el informe de atención a un mantero

El concejal de la CUP acusa a la Guardia Urbana de urdir un montaje policial contra él y se niega a dimitir

0
206
 
, La Vanguardia.Barcelona. 08/04/2016

Lejos de amedrentarse por la aparición de un vídeo que muestra a JosepGarganté reclamando a un médico que cambie un informe para acusar a la Guardia Urbana de la lesión que sufrió un mantero, el concejal de la CUP ha cargado con fuerza contra la policía municipal. La filmación, cuya autoría se atribuye a un agente de la Guardia Urbana, se ha filtrado después de que Garganté recibiera una notificación avisándole que tendrá que ir a juicio por un delito leve de coacciones.

Los hechos fueron grabados por un agente que en ese momento estaba siendo atendido por un problema renal. En el vídeo se oye al facultativo negarse en reiteradas ocasiones a rectificar el informe de atención médica porque, según él, el paciente no le dijo “en ningún momento” que la lesión estuviera causada por una agresión, sino por una caída. No obstante, Garganté y el representante de los manteros intentan convencerle de manera insistente argumentando que en el momento de atender al paciente la Guardia Urbana estaba presente, por lo que el mantero no pudo ser “objetivo”.

Las cámaras de TMB registraron la caída

En paralelo, el Ayuntamiento abrió una investigación para aclarar la caída de las cuatro personas. En el video de las cámaras del metro se puede ver como el mantero tropieza con otro vendedor antes de caer por las escaleras sin intervención de ningún agente.

Los hechos se remontan al 23 de marzo pasado cuando cuatro personas –dos ciudadanos, un vendedor y un agente– cayeron por las escaleras de acceso a la estación del metro de Drassanes después de que los vendedores ambulantes huyeran en estampida de la policía hacia el suburbano. El mantero sufrió una lesión en el pie y fue trasladado por algunos de sus compañeros hasta el ambulatorio Peracamps que queda a pocos metros de la Rambla. Fue allí cuando, alertados por algunos activistas, se presentó el concejal de la CUP Josep Garganté, que se identificó a los agentes de la Guardia Urbana que habían en el exterior del dispensario mostrando su carnet del Ayuntamiento.

“No pienso dimitir”

Según Garganté, la grabación y la difusión del video se enmarca “en un ataque contra los vendedores ambulantes, las personas que les ayudan y la CUP”. El concejal insinuó que todo esto es un “montaje policial” orquestado con finalidades políticas.

Garganté asegura que se dirigió para hablar con el médico del ambulatorio Peracamps porque se lo pidió el mantero lesionado. Al parecer, el mantero, sostiene Garganté, quería ser atendido de nuevo por el médico porque en la primera exploración estaba presente un agente de la Guardia Urbana, circunstancia que le intimidó. Según el concejal de la CUP el mantero querría explicar que el origen de sus heridas fue un empujón que le dio un agente de la policía municipal.

Garganté detalló que ya habló con un miembro del gobierno sobre este tema y que cuando sus obligaciones como conductor de autobús de TMB se lo permitan mantendrá una reunión para dar las explicaciones que considere oportunas. En cualquier caso Garganté aseguró que no se arrepiente de nada y espetó que “esperen sentados porque no pienso dimitir”.

CiU, C’s y PP piden explicaciones

Poco antes, el convergente Joaquim Forn y la representante de Ciutadans Marilén Barceló pidieron la dimisión del concejal de la CUP. Ángeles Esteller, del PP, a pesar de considerar que los hechos son muy graves, dijo que su formación quiere esperar a conocer la resolución judicial del asunto. Los tres grupos coincidieron además en pedir explicaciones a la alcaldesa Ada Colau, en tanto que es la máxima responsable en materia de seguridad.

Nou curs